Written by ciencia y tecnologia

Los algoritmos permiten tomar decisiones menos sesgadas que las humanas

A medida que el proceso de la digitalización sigue su curso, resulta imposible pensar que las deducciones que se toman en la red no son direccionadas, algunos estudiosos han determinado que desde hace algunos años se ha venido gestando una revolución silenciosa, ¿Serán acaso los algoritmos quienes permitirán la toma de decisiones menos sesgadas?

La sociedad contemporánea cada vez más se ve envuelta en procesos de automatización que la direccionan hacia un panorama que aún parece incierto, hasta los momentos la inteligencia artificial ha venido siendo probada de diferentes formas, para conocer al usuario y la toma de decisiones.

Esto podría estar acercándonos a una especie de revolución muy silenciosa, caracterizada por un aumento significativo de la toma de decisiones más sintetizadas; es decir, ya no se toma como punto de referencia tradicional, que se basan en algunos elementos culturales y sociales.

Por su parte, Alex Miller, asegura que al hablar de una revolución silenciosa no se está haciendo preferencia a un grupo de androides altamente sensibles, sino más bien a un sistema de inteligencia artificial capaz de tomar decisiones acertadas por medio del almacenamiento de información del propio usuario.

Hasta el momento, el constante desarrollo de elementos tecnológicos como AlphaGo Zero se ha encargado de generar grandes titulares en los medios de comunicación que reseñan avances significativos en cuanto a inteligencia artificial, aunque más allá de titulares, el campo de aplicación de estos y su función son los verdaderos protagonistas.

Las técnicas de datos estadísticos convencionales y el aprendizaje automático han venido llamando la atención de los expertos, quienes se fijan en la regresión logística, árboles de decisión y mínimos cuadros ordinarios para aseverar que estos son los elementos que le aportan valor al trabajo y a los resultados de algunas empresas.

En cuanto a su aplicación, esta automatización de los procesos de toma de decisiones aborda áreas aún más amplias que la de las compras por internet, tales como el diagnóstico médico, reclutamiento profesional o académico, incluso, sentencias judiciales.

Algunos críticos y estudiosos de prestigiosas universidades de los Estados Unidos, como Harvard aseguran que la inteligencia artificial ya se encuentra lista para tomar parte en todas las áreas de la vida del ser humano, aunque aún es necesario seguir perfeccionando su rango aplicativo.

¿Que tan conveniente puede resultar esta revolución?

A medida que pasa el tiempo y se va ampliando el campo de aplicación de la inteligencia artificial, un grupo de personas comienza a ver esto como algo no tan positivo para la humanidad.

Al dar un recorrido por algunas obras literarias como Automating Inequality, The Black Box Society y el Weapons of Math Destruction se puede observar un punto de vista que muy bien argumenta sobre los efectos adversos de este tipo de tecnologías.

Además, artículos como “¿Están los algoritmos construyendo la nueva infraestructura del racismo?”, “La Austeridad es un Algoritmo” y el “Sesgo de máquina” se han encargado de dejar a flote una preocupación, los algoritmos pueden llegar a ser elementos opacos, irresponsables y secados, que actúan bajo un interés empresarial determinado.

Aunque estos trabajos pueden llegar a resultar extremadamente escarnecedores y reveladores, la verdad es que han sido muy bien recibidos por la sociedad gracias a la capacidad de mostrar al usuario que los algoritmos nos son completamente objetivos.

“Pero hay un patrón entre estos críticos, que es que rara vez preguntan qué tan bien funcionarían los sistemas que analizan sin algoritmos. Y esa es la pregunta más relevante para los profesionales y los responsables políticos: ¿cómo se compara el sesgo y el rendimiento de los algoritmos con el status quo?” reseña Alex Miller en un artículo para Harvard Business Review.

Por lo que nos lleva pensar, si en vez de cuestionar las fallas y desventajas que poseen los algoritmos en el desenvolvimiento de la vida social, sacamos a flote las fallas humanas dentro de la toma de decisiones, realmente ¿Los algoritmos representan una verdadera desventaja?

Los algoritmos son más acertados en la toma de decisiones que los humanos

Tomando en cuenta esta diatriba, se han realizado una serie de investigaciones que han permitido conocer si la toma de decisiones por medio de algoritmos son más acertadas que aquellas tomadas por el ser humano sin la intervención del mismo.

Estos estudios, a pesar de que han tenido diferentes rangos de acción y métodos aplicativos, han llegado a conclusiones similares, los algoritmos se encuentran menos sesgados y son mucho más precisos que los humanos a los que reemplaza.

En pocas palabras, los seres humanos son tomadores de malas decisiones, según las investigaciones; pero en todo esto no se puede dejar a un lado el sesgo de los algoritmos, por lo que el hombre, como especie, resulta ser un ente más parcializado.

Si tomamos en cuenta el trabajo de Paul Meehl y el de Robyn Dawes, que han venido siendo referentes desde los años 50s, los modelos que se basan en datos matemáticos simples, superan notoriamente a los expertos en predicción de resultados en entornos clínicos.

Esto ha llevado a que desde hace casi varias décadas los algoritmos reemplacen al ser humano en algunas actividades donde la toma de decisiones es primordial; esto aumento la precisión de los resultados y disminuyó el sesgo institucional.

A estas acciones se les conoce como mejora de Pareto en el campo de la economía, teniendo que las políticas pueden llegar a superar a la alternativa tradicional en todos los resultados que nos convienen.

“Si bien a muchos críticos les gusta dar a entender que las organizaciones modernas buscan la eficiencia operativa y una mayor productividad a expensas de la equidad y la justicia, toda la evidencia disponible en estos contextos sugiere que no existe tal compensación: los algoritmos ofrecen resultados más eficientes y más equitativos”, expresa Miller.

Aunque este paradigma se mantenga latente, los resultados de las investigaciones que se han venido realizando apuntan a que los algoritmos se convirtieron en la solución para frenar el sesgo institucional que se gestó durante varias décadas.

Al colocar el sesgo algorítmico y el humano sobre una balanza, resultará imposible no darse cuenta que el sesgo humano posiblemente resulte peor, que uno proporcionado por medio de inteligencia artificial.


Fuentes
Want Less-Biased Decisions? Use Algorithms..
https://www.google.com/amp/s/hbr.org/
5 algoritmos que ya están tomando decisiones sobre tu vida y que quizás tú no sabías:
https://www.bbc.com/mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close