Written by reflexiones

El futuro puede ser mejor: Buenos deseos para 2021

Cuando se quiere eliminar la tristeza por lo que se ha perdido, se cae en una trampa. La nostalgia aumenta. Los sentimientos no se controlan, por eso hay que aprender a convivir con ellos, con los deseables y con los que no lo son también.

Hay una sensación amarga de estas navidades y fiestas de fin de año. Ha sido muy duro lo que hemos vivido en este 2020 por efecto de la pandemia. Eso no significa que vayamos a dejar de tener Buenos deseos para 2021.

Pese a la partida de muchos seres queridos a quienes ni siquiera pudimos despedir, aquí estamos, somos más los que no nos hemos contagiado. Aceptarlo, tener compasión por nosotros mismos y hacer lo necesario para sacar lo mejor de esto, nos hará vivir mejor.

Los psicólogos Rebecca Schrag Hershberg y Yael Schonbrun, señalan que hay prácticas que han sido estudiadas y comprobadas científicamente que ayudan a enfrentar los efectos de situaciones adversas como las de perder algo a lo que estamos acostumbrados.

Cada familia tiene sus tradiciones, una reunión familiar en navidad o fin de año puede ser algo casi sagrado para una familia, como también lo puede ser el cumpleaños de mamá, del abuelo, etc. para otra. Lo cierto es que mientras debamos permanecer confinados a una cuarentena, el sentimiento de nostalgia y tristeza nos abordará.

Ir en contra de esa nostalgia, de esa tristeza, nos agobia, nos agota y lo peor de todo es que se hace mayor la pena. Por lo menos es lo que asegura la máxima del Psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Jung relacionada con las emociones.

“Lo que resistes no solo persiste, sino que crecerá en tamaño” decía Jung. Significa que tratar de eliminar un sentimiento como la nostalgia de una reunión familiar y se pretende sustituir este por uno que nos sea más deseable para sentirnos mejor, ocurrirá todo lo contrario, además, el sentimiento no deseado aumentará, en este caso, se estará más triste ¿Por qué sucede esto?

Los sentimientos no se pueden forzar, no podemos crearlos, esa es la razón ¿Se puede amar a alguien porque se quiere hacer? ¿Se puede sentir compasión por alguien por el hecho de desearlo? Eso es algo que no podemos hacer.

Entonces ¿Cómo enfrentar este tipo de situaciones difíciles?

Está demostrado científicamente que un cambio sutil en la manera de manejar nuestras emociones, que para nada significa eliminar un sentimiento indeseable,  tiene un impacto importante para enfrentar una situación difícil, como la de aceptar el distanciamiento físico de nuestros seres queridos en momentos en los tradicionalmente se comparte en familia.

Si uno se siente bien, así sentirá y si se siente mal, obviamente sentirá que todo está mal.

Los psicólogos Rebecca y Yael proponen que se usen algunas estrategias de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) para sobrellevar la pena. Hay que aprender a vivir con lo que nos es incómodo emocionalmente, al tiempo que se actúa en función de nuestros valores. Pero para comenzar lo primero es tener claro lo que sucede porque es fundamental para establecer una ruta de acciones.

La Dra. Jill Stoddard, además de ser experta en ACT, es autora de Be Mighty y The Big Book of ACT Metaphors. Ella refiere que si se tiene una situación difícil, se puede luchar para cambiarla, siempre y cuando no se sacrifiquen los valores que son importantes para quien toma la decisión.

Es una posición muy interesante, porque indica además, que las acciones que se toman para alejarse de la pena, por lo general van en contra de sus propios valores. Como embriagarse para no sentir tristeza, ¿Podría conectarse una madre con el amor y el sentimiento de estar con sus hijos en navidad embriagándose, o eso haría que su tristeza fuera mayor?

Pero aceptar no es lo único que puede ayudar. La autocompasión, tratarse a uno mismo con gentileza, permitir el flujo de las experiencias, sin separar las deseadas de las que no lo son, eso tiene un increíble poder para la resiliencia, el equilibrio emocional y el optimismo. El dolor no desaparece, solo se vive más inteligentemente, desde la perspectiva emocional.

¿Qué es lo que nos importa en realidad? Tenerlo claro nos da el beneficio de saber qué podemos manejar mejor, que tenemos bajo control. ¿De qué sirve buscar aliento cuando no se tiene control, cómo se puede ser positivo así? Es más conveniente tratar de ser positivos sobre lo que tenemos algún control.

¿Puede una persona cambiar la situación de pandemia? Hay que estar serenos ante lo que no se puede cambiar y el valor suficiente para cambiar lo que está a nuestro alcance. Necesario es ver la diferencia entre ambas situaciones.

Dar gracias y ser feliz porque cuenta con seres queridos, aunque no pueda reunirse con ellos, no significa que no los quiera y que no debe celebrar tenerlos con vida.

Dar gracias, ser feliz y celebrarlo, no significa que haya dejado de querer a los que ya no están. No es una traición al amor de un padre o una madre que se fue, de un esposo, de un hijo, es un reconocimiento a que Ud. sigue con vida. 

El futuro es incierto, como cierto ha sido el pasado. El presente es un regalo que hay que abrir, disfrutar y apreciar intensamente. La experiencia vivida se convertirá en un recuerdo y sea este bueno o malo, según sus valores, todo eso es solo suyo. Aceptarlo es la mejor opción, aprender a vivirlo de la mejor forma es su decisión.

Iba camino a casa este 31 de diciembre, cuando de pronto vi algo que me impactó. Leí en la parte posterior de un auto un mensaje que me conmovió y al mismo tiempo me hizo sonreír. Sentí un gran alivio, como si yo hubiese sido quien vivió  esa experiencia.

Dejo el mensaje para la reflexión. Decía así: “Gracias 2020, vencí el cáncer”…

El futuro puede ser mejor. Que el año nuevo les traiga mayor bienestar, son mis buenos deseos para Uds. en 2021.


Fuentes
En este escrito expreso mis reflexiones sobre el sentimiento de no poder estar juntos en momentos en los que tradicionalmente acostumbramos a estarlo.
Inspirado en el artículo “How to Accept That Holiday Gatherings Are Canceled” publicado en greatergood.berkeley.edua

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close