Written by reflexiones

Viviendo en el caos: Desorden coherente

Entender a los grupos es una manera de acercarse al éxito dentro de tanta incertidumbre, eso es clave para empresas, familias y estados.

Los seres humanos hemos tenido éxito como especie en gran parte, dado al desarrollo de la capacidad de agruparnos para alcanzar objetivos que de otra manera serían poco probables de conquistar.

Eso, como sabe, implica que hemos tenido, entre otras cosas, que establecer relaciones que resultan complejas. Es por eso que expertos dedican tantas horas de su vida a la investigación de la complejidad de los grupos, la psicología de grupos se especializa en ello ¿Qué es lo que se está haciendo para sacar el mejor provecho de los grupos? ¿Cuál es el enfoque actual de cuestiones tan complejas en medio de tanta información? ¿El desorden coherente será la respuesta?

Algunos expertos como Sonja blignaut, quien trabaja desde 2002 en el tema de la complejidad y la narrativa y que además ha sido consultora de una innumerable cantidad de grandes empresas como Barclays, IBM y PWC, consideran que ante lo fluido, enredado y con mucho contenido virtual de la realidad estos días, es muy necesario abrir la mente a la diversidad de opciones para navegar mejor en el mar de los grupos.

Dave Snowden, otro reconocido experto de la complejidad, postuló una heterogeneidad coherente y lo que se conoce como ineficiencia necesaria en el complejo mundo de los humanos. Mantenerse,  adaptarse para seguir adelante y prosperar, son imprescindibles para que los sistemas complejos tengan éxito.

¿Cómo y por qué funcionan los grupos? ¿Cuán importante es el modelo usado para entender los límites que se establecen en ellos? ¿Qué tan relevante puede ser para una empresa, una familia, una sociedad, entender el funcionamiento de los grupos?

Los países, las sociedades, son una multiplicidad de grupos que interactúan internamente y que también lo hacen entre ellos. Conforman un tejido muy complicado en el que se combinan comunicación, límites, autoridad, roles, identidad, tareas, objetivos, entre otros aspectos.

¿No es lo ideal para un empresario poder hacer un plan y que las variables se mantengan tal y como están pensadas? la realidad es muy contraria a eso. El mundo administrativo ha querido ver un mundo homogéneo, cuando en realidad es heterogéneo, cambiante, desordenado, resistirse es suicida, desde el punto de vista empresarial, personal e incluso desde el punto de vista de un país.

Lo primero para entender lo que sucede es tener una idea de lo que es un grupo. Parafraseando la definición categorial de un grupo (Wilder y Simon, 1998), puede entenderse que este es un conjunto de personas que comparten características comunes. Pero los autores consideran también una definición dinámica, en esta el grupo florece gracias a la relación y la interacción que existe entre quienes lo conforman.

Las personas creamos la realidad en nuestros cerebros, las compartimos y creamos nuevas realidades, ahora imagine a una familia, es un pequeño grupo, ese grupo se une a otros grupos familiares y crean un gran grupo ¿Cómo hacer para entenderlos de manera sencilla y así poder lograr mayor bienestar para todos? ¿Entender cómo una familia funciona puede llevar a entender cómo funciona un grupo de familias numeroso? Sería muy osado pretender que sí ¿Es complejo tener respuestas? Absolutamente sí.

Tratar de entender a los grupos desde la certidumbre, desde lo rígido es un camino que deja más preguntas que respuestas. Una tendencia interesante y que ha dado buenos resultados es la de buscar la coherencia dentro de tanta incertidumbre, más que hacer que algo incierto se tome como cierto.

Es muy fácil caer en la trampa del marco. Puesto que todos los grupos tienen un marco de acción. Como en una pintura, todo lo que significa para los miembros de un grupo, es como todos los colores, formas, contrastes y combinaciones que se plasman en la pintura, el marco lo encierra todo ¿Realmente es así?

El marco representa lo físico, los límites, las fronteras; pero es algo rígido ¿Es el marco lo que separa al grupo de otros o lo que los conecta? ¿Acaso una frontera de un país es lo que lo separa o lo que lo une con otro? ¿Cuál es el marco en el mundo virtual, cuáles son los límites?

Ann Pendleton-Jullian es una arquitecta, también es escritora, educadora  y miembro del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford, su manera de enfocar el asunto de los límites de los grupos resulta muy interesante e inspirador.

Ella habla de usar andamios en vez de marcos, los segundos son estables, fijos, en cambio los primeros, se usan cuando funcionan, se desmontan cuando no. También pueden adaptarse a nuevas necesidades y ese es el enfoque moderno para entender lo que significan los límites y cómo se puede manejar la contradicción que muchas veces suponen los grupos, parte de lo que lo que los hace tan complejos.

Es necesario cambiar la imagen que se tiene de los grupos, con sus roles y jerarquías y mientras más abierta esté nuestra mente a transformar esas imágenes rígidas, más oportunidades hay para prosperar en los exigentes y muy complejos escenarios actuales.

Al ver a los sistemas humanos sin marcos y más con andamios, siguiendo la línea de pensamiento de Ann Pendleton-Jullian, el desarrollo de las organizaciones avanzará en el entendimiento del funcionamiento de la red de grupos humanos con mayor éxito.

Los grupos forman redes y ahora la tecnología hace que esas redes aglutinen un poder enorme. Los liderazgos surgen y desaparecen en un caos que pareciera volverse más caótico con el tiempo. Las reglas, los algoritmos, solo aplican en momentos de la evolución del sistema. Lo que servía para medir eficacia, en un par de meses queda obsoleto y en un mundo basado en métricas eso es un verdadero desastre.

Todo está interconectado de alguna manera y ese caos todavía es un enigma para nosotros. Mientras lo sea, la mejor forma de navegar en ese mar de incertidumbre es aceptar ese caos, entender que es complejo y no asumir que es algo que se pueda medir.

Observar bien, combinar experiencias afortunadas, volcarse a  explorar nuevas ideas sobre cómo se relacionan los grupos, cómo interactúan sus miembros y hacerlo construyendo andamios, no marcos puede ser una buena receta.

 

 

Fuentes
En este escrito expreso algunas reflexiones sobre la importancia de entender a los grupos con un enfoque alejado de la rigidez y más cerca de la heterogeneidad.
Inspirado en el artículo Creating Messy Coherence publicado en sonjablignaut.medium.com y escrito por Sonja blignaut.
Fuente: sonjablignaut.medium.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close