Written by covid19, destacados

El gran desafío de controlar las nuevas mutaciones de Covid-19

Como si su letalidad y alta tasa de contagio no fueran suficientes, el coronavirus SARS-CoV2 continúa mutando en nuevas cepas que desvirtúan los esfuerzos científicos para controlar su propagación. A las nuevas variantes de Covid-19 originadas en el Reino Unido y Brasil, ahora se les suman la variante sudafricana 501Y.V2. Esta nueva cepa no sólo se esparce más rápidamente, sino que también parece ser inmune a los anticuerpos de las personas ya contagiadas, una cuestión que podría extender indefinidamente a la actual pandemia.

Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, la propagación global de este virus se asemejó a un voraz incendio forestal para cuya extinción no existen reservas de agua suficientes. El comienzo del año 2021 nos encuentra frente a un contagioso y letal patógeno que ya afectó a más de 100 millones de personas alrededor del mundo, cobrándose las vidas de casi 2.2 millones de ellas.

Está por cumplirse un año desde que el coronavirus SARS-CoV2 comenzó a llegar a cada rincón del planeta, situación que nos sumió en una larga y tediosa cuarentena. Pero, mientras muchos anticipaban que el final de ésta comenzaría con la administración masiva de la tan ansiada vacuna, el virus comenzó con un proceso de mutación.

Durante los meses finales del año 2020, nuevas variables fueron descubiertas en el Reino Unido, Brasil y África. A pesar de las restricciones de vuelos internacionales y los protocolos sanitarios vigentes, éstas nuevas cepas de Covid-19 lograron llegar a un gran número de países alrededor del mundo.

A la comunidad científica le preocupa en especial una novedosa variante que comenzó a esparcirse en suelo británico durante el mes de septiembre pasado. Los expertos ingleses advirtieron que la llamada VOC-202012/01 es hasta un 70% más transmisible y un 30% más letal que el Covid-19 original. El veloz resurgimiento de casos que daban positivo a esta cepa ocasionó un nuevo y riguroso lockdown en todo el territorio británico.

Simultáneamente, otra variable comenzó a circular en Sudáfrica que no sólo posee estas mismas características, sino que logra evadir los anticuerpos de las personas infectadas con el virus del Covid-19 originado en Wuhan. La cepa llamada 501Y.V2 está preocupando a la comunidad epidemiológica mundial debido a su posible capacidad de reducir los efectos de las vacunas desarrolladas hasta el momento.

Afortunadamente, las nuevas cepas de coronavirus han podido estudiarse casi al mismo tiempo en que comenzaron a realizar su mutación. Gracias al permanente escrutinio de la comunidad científica en laboratorios de todo el mundo, estas variables logran descubrirse ni bien comienzan a desarrollarse en los pacientes. Sin embargo, esto sólo significa que el arduo trabajo de crear una nueva y eficaz vacuna contra ellas recién comienza.

En este sentido, los laboratorios de la compañía farmacéutica Johnson & Johnson se han destacado por sus esfuerzos de adaptar su conocimiento del SARS-CoV2 en la creación de vacunas efectivas para contener sus nuevas mutaciones.

Ya en el mes de septiembre, la empresa norteamericana reclutó a miles de sudafricanos en pruebas de laboratorio con la esperanza de hallar una vacuna para la temida mutación 501Y.V2. Las expectativas son altas ya que, a diferencia de aquellas vacunas desarrolladas por los laboratorios norteamericanos Moderna y Pfizer, ésta podría administrase una sola vez y no requeriría de una cadena de frío extrema.

De acuerdo a Salim Abdool Karim, epidemiólogo sudafricano que aconseja a su gobierno sobre cuestiones relacionadas con el Covid-19, la segunda ola de contagios con esta nueva cepa está superando la cantidad de muertes diaria que su país experimento durante la primera ola. “El drástico cambio que estamos viendo actualmente lo ocasiona un virus que biológicamente puede aferrarse a las células humanas con mayor eficiencia”, afirma el experto.

Para los científicos, existen dos hipótesis que podrían explicar la razón por la cual ocurren estas mutaciones (la variante sudafricana 501Y.V2 ya lleva registradas 23 de ellas). En primer lugar, cuando el virus evoluciona en personas inmunológicamente comprometidas, éste puede pasar meses aprendiendo las debilidades del sistema de defensa inmunológico del paciente. La otra posibilidad es que la disminución de anticuerpos de las personas infectadas a comienzos de la pandemia genere una selección de variables del virus que sus cuerpos ya no pueden rechazar.

Aun cuando los resultados de la nueva vacuna desarrollada por Johnson & Johnson son alentadores, los expertos advierten ante la llegada de nuevas mutaciones del Covid-19. Al mismo tiempo que los laboratorios intentan generar anticuerpos para rechazar al virus, éste se esfuerza por “evolucionar” y así poder evadir la protección –natural o química- que existe en nuestra sangre.

Recientemente, Johnson & Johnson anunció públicamente los resultados de la vacuna desarrollada por Janssen -una de sus compañías farmacéuticas-, la cual se halla en su Fase 3. Éstos resultaron ser altamente positivos, ya que demostraron que la misma logró superar todas las pruebas primarias, así como puntos clave de las secundarias.

Entre otros datos relevantes, se constató que la vacuna posee un 66% de efectividad para tratar síntomas generales relacionados con el Covid-19 y un 85% para aquellos casos que presentan infecciones graves. Aún más importante es el hecho de que sus efectos inmunológicos se adaptan a diferentes rangos etarios, áreas geográficas y –lo más importante de todo- las múltiples mutaciones del virus.

Si bien las vacunas de Moderna y Pfizer alcanzan un mayor grado de efectividad, éstas requieren de dos dosis para obtener todos sus beneficios, mientras que la desarrollada por Janssen se aplica una sola vez. Además, a diferencia de las primeras –las cuales necesitan un nivel de congelamiento de -70°C- ésta última puede conservarse durante tres meses en un refrigerador.

Las calamitosas consecuencias de la actual pandemia han servido para que los laboratorios y epidemiólogos de todo el mundo desarrollen vacunas con un alto nivel de efectividad en mucho menos tiempo que en el pasado. Este hecho resulta ser positivo para que la humanidad pueda protegerse con mayor eficiencia de la constante amenaza de nuevos virus y sus mutaciones. Sin embargo, no deja de ser una alerta del peligro que representan estos patógenos para la salud global de nuestra especie.

Referencias:
Regalado, A. (23 de 2021Enero). We could know soon whether vaccines work against a scary new coronavirus variant. Technology Review. Obtenido de https://www.technologyreview.com/
Gallagher, J. (29 de Enero de 2021). Covid vaccine: Single-dose Johnson & Johnson jab is 66% effective. BBC News. Obtenido de https://www.bbc.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close