Written by comunidades

El grito de egipto: La carta que destapó todo

La coherencia es uno de los principales pilares de la credibilidad, sin ella no hay confianza ¿Qué pasa cuando las acciones de una comunidad internacional como la UE son contrarias a lo que expresan en sus discursos?

El 21 de enero de 2021, la organización no gubernamental de investigación, promoción y defensa de los derechos humanos, Human Rights Watch (HRW) publicó una carta abierta al mundo, dirigida especialmente a la Unión Europea (UE).

En esta carta, un grupo de organizaciones en pro de los derechos humanos como: Amnistía Internacional, el Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo, Reporteros Sin Fronteras, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), entre otros, acusaron de incoherentes las políticas de la UE en relación a Egipto.

Un régimen que según dice la carta, es despiadado, brutal, represivo en extremo, que impide la libertad de expresión, penaliza la disidencia, impulsa la inestabilidad política y social en la región y comete abusos contra los derechos humanos que quedan impunes.

El llamado a la UE es a atender el grave problema egipcio de forma unificada y que además sea coherente. De otra forma el gobierno de ese país seguirá envalentonado, como ha quedado demostrado, según refiere la carta en 2020, cuando el número de abusos, de enjuiciamientos si pasar por el debido proceso, los delitos de secuestros, torturas y muertes aumentaron de manera alarmante.

Hay que recordar las transmisiones televisivas de 2011 con miles de personas en las calles de Egipto, fue llamada la primavera árabe, haciendo alusión al renacimiento del país, vendrían mejores momento, la democracia, justicia, libertad, una nueva vida para los ciudadanos.

Hosni Mubarak abandonaba su cargo después de la fuerte presión del pueblo en las calles; pero ¿Fue el pueblo el que logró la salida de Mubarak o fue usado para lograr un objetivo de cambio de poder de un grupo tan brutal o peor que el que había vivido hasta el momento aquel país?

El golpe de estado del militar Abdul Fatah al Sisi acabó con los sueños de esa primavera y las cosas empeoraron. Los egipcios siguen hasta hoy (2021) sufriendo el yugo de la bota militar, más duro, más represivo y más sediento de poder. El sueño democrático, de justicia y paz quedó aplastado por una constitución que lo mantendrá en el poder hasta 2034 ¿Qué pasa con la Unión Europea que sigue vendiéndoles armas? ¿Qué ocurre con los bancos que siguen otorgando créditos y movilizando los dineros de un gobierno que atenta contra lo que en esta comunidad profesa y defiende?

Son algunas de las interrogantes que se expresan en la carta; pero sin necesidad de estar viviendo el infierno que viven los perseguidos políticos, los disidentes, o los homosexuales por ejemplo, para quienes se ha diseñado una prueba anal que es aplicada a cualquiera que parezca ser gay, podemos hacernos una idea de lo contradictoria que parece la política ¿Cómo la UE acepta y mantiene negocios con un presidente que es dictador y violador de derechos humanos y a otro no, como por ejemplo a Nicolás Maduro de Venezuela? ¿Qué opina Ud.?

La crisis moral se agrava con la crisis sanitaria. El mal manejo de la pandemia ha sido otra de las cosas consideradas en la carta y es que manifiestan que la pandemia ha sido usada para doblegar aún más a la población, terminó siendo una excusa para más arbitrariedades, para más abusos en contra de médicos que expresaron la inadecuada forma de manejar la pandemia y fueron arrestados y enjuiciados sin el debido proceso.

Mientras, países de la UE, entregan reconocimientos al líder egipcio, un dictador y violador de derechos humanos ¿No existen mecanismos políticos para que este tipo de contradicciones no se den?

La verdad es que sí hay mecanismos políticos, aunque hay que resaltar que se puede entender que cada nación tiene autonomía sobre sus decisiones, es un hilo delgado que hay que manejar con mucha diplomacia ¿Cuánto peso tiene la UE sobre la decisión que toma cada país que la conforma?

La llegada de la pandemia puso más en evidencia la debilidad de la integración. Después de la salida del Reino Unido (Brexit), el resto de los 27 países del conglomerado viven con movimientos interesantes para proteger sus economías y entre otros aspectos eso pasaría por una eventual salida de la unión.

Algunos países de la comunidad, mantienen alianzas comerciales con países asiáticos y fueron de vital importancia para la imagen de China, cuando se desató una campaña comunicacional a raíz del origen del coronavirus y las responsabilidades que les atribuían al considerar que no se habían tomado las medidas necesarias y por eso el virus llegó a Europa.

Aun así, las organizaciones firmantes de la carta, saben que si existe la voluntad política, se puede avanzar mucho y es por ello que solicitan con urgencia una revisión profunda de las relaciones de la UE con Egipto. Básicamente están pidiendo que desde su posición de bloque de poder en el mundo, ejerzan presión para que cesen los abusos, es lo menos que esperan que se haga.

Destacan en sus peticiones la condena a la represión por ser contrario a los pensamientos de gobierno de turno. Exigen se establezcan condiciones bien definidas para hacer negocios con Egipto y que estén supeditadas a lograr avances significativos en materia de derechos humanos.

Piden también que sean eliminadas las prohibiciones de viaje que se hacen de manera arbitraria contra los defensores de derechos humanos y que cese la congelación de sus activos.

Hay en ese país una modalidad de detener preventivamente a la gente investigada por sospecha de lo que ellos definen como terrorismo. Estas detenciones se hacen por tiempos prolongados. Solicitan que sean puestos en libertad.

Vale decir que en países como estos, se estila acusar a defensores de derechos humanos como terroristas. Usar carteles pidiendo libertad para periodistas y homosexuales detenidos y pedir justicia,  es una curiosa forma de definir lo que es ser un terrorista.

Hacen un pedimento sobre la imperiosa necesidad de que se dejen entrar a defensores de derechos humanos y observadores internacionales para que puedan ver la realidad de los detenidos injustamente y cómo son violados sus derechos primordiales.

Los firmantes de la carta insisten en que la UE debe ejercer presión de orden económico y armamentista para poder ejercer algo de presión y poder negociar para ayudar al pueblo egipcio que se ahoga en los mares de la injusticia y la desesperanza.

 

Referencias:
En este escrito expreso algunas reflexiones sobre el llamado que hacen Organizaciones No Gubernamentales a la UE para que fije una posición más coherente en las relaciones de esa comunidad con el país árabe, en relación a la flagrante violación de derechos humanos que allí se vive.
Inspirado en una publicación de HRW: Open letter to the European Union and its Member States on Egypt
Para leer la carta completa: http://www.hrw.org/news.
Open letter to the European Union and its Member States on Egypt

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close