Written by ciencia y tecnologia, destacados

La ciencia del macho alfa y el reflejo de nuestros líderes

En esta conferencia de TED, Frans de Waal, primatólogo, explora los privilegios y el coste de ostentar el poder, en un reflejo de cómo los primates y los humanos nos parecemos tanto a la hora de elegir a nuestros líderes.

Su investigación es realmente interesante y sus resultados arrojan luz sobre varios de los atributos y capacidades que caracterizan a los machos alfa: generosidad, empatía y el mantenimiento de la paz en su tribu, algo que va a contracorriente de lo que suele aparecer en el imaginario colectivo.

No, alguien que intimida, grita y mide dos cabezas más que tú no es necesariamente uno de ellos. Existen muchos más factores.

Un macho alfa: ¿veneración o miedo?

Frans de Waal comienza su exposición explicando lo que es un macho alfa y diciendo que todos nos hemos encontrado con alguno en nuestra vida. Su historia presenta a Amos, un chimpancé macho alfa que enfermó y perdió su posición, ya que estos animales son muy propensos a la hora de detectar la debilidad ocasionada por una enfermedad.

Amos fue encerrado en una jaula debido a su condición, pero sus congéneres aún podían acceder a él a través de un acceso en ella. Algo que conmovió a los investigadores fue que los otros chimpancés fueron a visitarlo y le entregaron comida y también lana de madera, que es el material utilizado por ellos para fabricar lugares donde dormir. Es más, las hembras pusieron esta lana en su espalda, de una manera parecida a la que tratamos a nuestros pacientes en un hospital.

Esta es una clara muestra del respeto y el aprecio que los primates pueden tener por sus líderes o por el macho alfa en cuestión, dependiendo de la sociedad en la que vivan, algo que se parece mucho a la humana y a las dos situaciones con las que nos enfrentamos: el líder puede ser venerado incluso en un momento débil o derrocado si la oportunidad se presenta para ello.

El concepto del macho alfa en nuestra sociedad, sobre todo en el mundo de los negocios, puede tergiversarse hasta extremos que signifiquen una competición y jerarquía violentas, muestras constantes de poder y una relación que se basa poco en el respeto y mucho en el miedo. Algo que, según Frans de Waal, está lejos de lo que significa un macho alfa.

El primatólogo admite que el uso del término con esta connotación ha sido impulsado en parte por una interpretación errónea de sus propios estudios, sobre todo a raíz de la publicación de su libro Chimpanzee Politics: Power and Sex among Apes.

La naturaleza del poder

Las jerarquías naturales son claras. Cada grupo de primates tiene un macho alfa que no es más que aquel ubicado en la cúspide de la pirámide de los machos, y una hembra alfa, que está ubicado en la cúspide de la pirámide de las hembras. Y solo existe uno.

La primera pista que tenemos para identificar a un macho alfa en un grupo de primates es el lenguaje corporal. Existe una especie de rito entre los chimpancés donde el macho alfa se presenta más erguido que un macho que se encuentre más bajo en la jerarquía (piedra en la mano incluida). Esta forma de erguirse y poner recta la espalda es muy común entre ellos y nos recuerda a los humanos cuando nos recomiendan adoptar una postura erguida para mostrar mayor confianza —sobre todo en esa temida entrevista—, o cuando un líder se presenta a sus seguidores. Ocurre constantemente.

Las coaliciones también se forman en la sociedad de los chimpancés. Viejos machos alfa pueden transmitir su posición a alguien más joven y los enfrentamientos con otros machos que disponen de una fuerza considerable también son comunes. Sin embargo, los machos alfa que sean menos fuertes pero que dispongan del apoyo necesario para ser el líder y formar relaciones fuertes —también con el apoyo de las hembras—, pueden llegar a la cima. Esto nos recuerda al tráfico de influencias y poder que vemos a diario en la clase dirigente y en el mundo empresarial.

Dos maneras que tienen los chimpancés de mostrar unidad a otros congéneres es mediante la exhibición de los dientes y el caminar en sincronía. Esta última recuerda curiosamente a las marchas militares humanas. La unidad también necesita ser mostrada en la política constantemente, sobre todo cuando dos adversarios (por ejemplo, en las primarias de un partido o al formar una coalición de gobierno) necesitan entenderse para el futuro del partido o del país, pero ocurre en todos los ámbitos de nuestra sociedad cuando hay importantes intereses en juego.

Cómo ser un marcho alfa

Lejos de los libros de negocios que presentan al macho alfa como alguien que hace un uso desmesurado de su poder con un lenguaje y tono invasivos, en la naturaleza ocurre algo diferente.

Para ser un macho alfa necesitas ser atractivo, impresionante y demostrar tu vigor y fortaleza cuando la situación lo requiera. Pero algo que también se pasa por alto ocasionalmente, como se ha demostrado con el caso del chimpancé Amos, es que necesitas ser generoso y cuidar de los tuyos.

Los machos que quieren derrocar al macho alfa actual también adoptan esta forma de actuar: comparten alimentos de manera más fácil y se muestran interesados por las crías de chimpancé cuando normalmente no lo hacen. Encontrar la relación de ello y los políticos en campaña no es demasiado complicado.

Un privilegio importante para los primates machos alfa, incluso por encima de la comida, es que tienen un acceso más fácil a la reproducción con más hembras. La ciencia lo explica porque ellos son vistos como un éxito reproductivo en la continuación de una especie y se sienten más atraídos por la perspectiva de llegar a la cúspide de la pirámide.

No obstante, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Los machos alfa tienen que mantener la cohesión del grupo y mantener a los miembros felices y satisfechos, igual que cualquier líder necesita la aprobación de aquellos que lo apoyan. Esto también supone una presión importante para aquellos que ostentan el poder, y un reto para su salud mental al inculcarles desde pequeños el objetivo de ascender en la escala social en el caso de los humanos, todo ello sin contar la extrema competencia por llegar a la cima que puede provocar situaciones difíciles.

Como vemos, no nos distanciamos tanto de los primates, ya que nuestras sociedades tienen elementos muy comunes a las suyas.

 

Fuente
The surprising science of alpha males, TED.
https://www.ted.com/talks/frans_de_waal_the_surprising_science_of_alpha_males

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close