Written by reflexiones

Encontrando el amor en una comunidad naturista

Es fácil acabar pensando que el estilo de vida que tenemos es aquel que llevaremos hasta nuestro final, sin llegar a pensar que existen más alternativas a ser exploradas. Toda esta carrera hacia ningún sitio, donde trabajamos en un horario estándar, volvemos a casa, pagamos facturas, hacemos la comida, dormimos y vuelta a empezar, no es lo único que hay.

Vivir de otra manera

Sí, es posible vivir de otra manera, pero normalmente las personas que lo consiguen han tenido que pasar por dos sucesos determinantes. El primero de ellos es un momento realmente difícil en sus vidas, es decir, traumas, rupturas, muertes de seres queridos y cualquier otra situación que deje una impronta en su psicología. La segunda es haberse dado cuenta de que hay ciertas características en la personalidad de un individuo que encajan mejor con estilos de vida alternativos, como pueden ser aquellos que saben abrazar la soledad sin llegar a agobiarse completamente, y que la utilizan para la construcción personal, la meditación y el famoso «encontrarse a sí mismo».

Si deseas explorar estilos de vida alternativos, lo primero que se debe tener en cuenta es que los sacrificios que son necesarios realizar suponen un esfuerzo titánico, y no todo el mundo está dispuesto a ello. Esta es la barrera más chocante al principio, porque consiste en eliminar de la mente un argumentario que nos han vendido desde que somos pequeños.

En el caso de los más jóvenes —que han visto sus sueños truncados y sus planes de vida mermados a causa de las continuas crisis económicas que están sacudiendo al mundo—, consiste en aceptar de una vez por todas que todo aquello que nuestros padres, profesores y la sociedad en conjunto les dijeron respecto a cómo serían sus estándares de vida cuando fueran adultos, se ha distanciado mucho de la realidad.

Como en todas las crisis de identidad, económicas o sociales, surgen tantos los ángeles como los demonios. Algunas personas y colectivos aprovechan la situación de desamparo de muchas personas para intentar influir en lo peor de nuestra psicología, mientras que otras encuentran oportunidades que antes estaban ocultas en la sombra o, mejor dicho, tapadas bajo un velo de expectativas que no se cumplieron. Por eso, la búsqueda de una vida diferente, de una vida alternativa, no es algo que sea novedoso, ni mucho menos. Desde el estilo hippy hasta el aislamiento en comunidades naturistas, aquellos que quieren marcar un antes y un después en esta sociedad de competencia feroz, siguen siendo dignos de estudio. Hablemos sobre esta última.

La historia de Erikka Ransom

En este artículo de KQED, se cuenta la historia de Erikka, una mujer cuya vida le acabó guiando a una comunidad naturista en aras de la búsqueda del amor y la aceptación propia. Como todo, es preciso remontarnos a los orígenes y buscar el inicio de un camino que acabaría llevándola donde está hoy.

Erikka conoció a su amor cuando solo tenía 15 años. Era su vecino, su amigo y el amor de su vida, aunque en ese momento no se diera cuenta de ello. Crecieron juntos, pero se separaron cuando sus familias tuvieron que mudarse respectivamente.

A partir de ahí, y de manera individual, vivieron momentos difíciles: problemas financieros, encuentros con la ley, relaciones tóxicas, etcétera. Ella y su amigo siguieron hablando sobre las relaciones y sobre el amor, y de cómo sentían que algo no encajaba, algo faltaba.

Irónicamente, tanto ella como su amigo terminaron sus respectivas relaciones en periodos de tiempo muy cercanos y volvieron a encontrarse mediante nuevas mudanzas. Se casaron el 27 de julio de 2020, en plena pandemia, y celebraron una pequeña ceremonia en el patio trasero.

La comunidad de Lupin Lodge

A la pareja le encantaba acampar y pasar tiempo en la naturaleza, pero debido al covid, muchos campamentos y comunidades estaban cerrados al público hasta nuevo aviso. Es entonces cuando encontraron un lugar llamado Lupin Lodge.

Comenzaron su viaje en agosto y volvieron cada fin de semana. Sintieron una gran acogida y mucho amor en la comunidad. El primer día, sus integrantes les invitaron a comer y se preocuparon por si necesitaban algo. También recitaban poemas para aclimatar el lugar. Una de las curiosidades de Lupin Lodge es que se trataba de una comunidad naturista, por lo que la desnudez era algo completamente aceptado, así que no se trataba de una experiencia de acampada común y corriente.

Tal y como comenta Erikka, y a diferencia de lo que muchos pueden llegar a pensar, la desnudez no es algo sexual. La desnudez tiene mucho más que ver con el sentimiento de sentirse libre y en comunión con la naturaleza y también con aquellos que te rodean. Nuestra sociedad la ha sexualizado hasta tal punto que, en muchas ocasiones, es difícil separar una de otra.

La importancia de la desnudez en esta comunidad naturista es que no hay prejuicios de ningún tipo. Nadie es perfecto, la perfección física no existe, no hay cánones de belleza, no hay que llegar a ningún punto en concreto, no es necesario estar vendiéndose constantemente a través de una red social. La gente se acepta tal y como es y esto es precisamente el quid de la cuestión: la aceptación plena de uno mismo.

¿Cómo podemos amar y ser amados si estamos constantemente comparándonos con los demás? ¿Cómo es posible practicar la aceptación plena si necesitamos la aprobación de los demás? ¿Cómo diferenciar el amor verdadero del amor falso si utilizamos la palabra para referirnos a tantas cosas que no lo son realmente?

No hace falta ir a una comunidad naturista para descubrir el amor verdadero ni para practicar la aceptación plena. Pero aprender de la historia de Erikka puede ser un buen punto de partida para comprender que estar en contacto con la naturaleza más a menudo y con personas que no juzguen a los demás a la ligera es un buen punto de partida. Tal y como dice ella, la mejor forma de saber si tu amor es de verdad o no, es cuando lo cuestionas. Cuando lo sientes con todo tu corazón y lo devuelves de la misma manera, sabes que es auténtico.

 

Fuente
Harshaw, P., & Ransom, E. (12 de febrero de 2021). Finding Acceptance—and Self-Love—in a Naturist Community. KQED. Obtenido de https://www.kqed.org/arts/13892534/finding-acceptance-and-self-love-in-a-naturalist-community

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close