Written by reflexiones

¿El ocaso de los influencers?

Para ser considerado personaje público en Instagram, no es necesario ser una persona reconocida en el plano profesional ni una celebridad; basta con tener un número de seguidores y ser capaz de influir sobre ellos. Los visionarios que comprendieron que el futuro estaba en mostrar un determinado estilo de vida en Instagram y que eso les hacía ganar seguidores, son los que han conseguido monetizar sus cuentas y hacer de esta red social una fuente de ingresos. Después de los primeros influencers, surgieron otros perfiles que imitaron el patrón. Por eso en Instagram hay influyentes de primera (las profesionales, a las que persiguen las marcas porque convierten en oro todo lo que publican); y de segunda, que hacen lo que pueden porque se las conoce por razones ajenas a las redes sociales.

En realidad, aquí nadie ha inventado nada nuevo. Cuando no existía internet, podía salir en cualquier revista de moda o de carácter social una estrella de cine o modelo famosa con una falda que a la semana siguiente se agotaba en todas las tiendas de alguna marca mundial. Por lo que, en realidad, influenciadores ha habido siempre, lo que ha cambiado es la forma de comunicar de las marcas para hacer llegar sus productos al consumidor. Y en esta otra dimensión en la que estamos, a solo un toque de conocer en la pantalla de nuestro teléfono una nueva marca (y a dos de comprar lo que ofrecen), las influencers juegan un papel fundamental, que todavía se ha vuelto más relevante durante la pandemia. Según expertos en el sector, durante el confinamiento, los influencers de Instagram se convirtieron en el único canal entre la empresa y el cliente, o potencial cliente.

Pero ciertamente la pandemia ha cambiado las reglas de juego en muchísimos aspectos de nuestra vida, y aunque durante este tiempo la gente ha virado sus vidas cada vez más a espacios digitales, del mismo modo han tenido más tiempo para modificar esa relación con lo digital, y la cultura Influencer no ha podido escapar de esto.

Se ha hecho referencia a la actual crisis de salud mundial como “el gran igualador”, sin embargo, las acciones de personas influyentes y celebridades han hecho que sea dolorosamente obvio para muchos que este no es el caso. Como resultado, estamos viendo un cambio en nuestra relación con la cultura de los influencers con grandes demostraciones de riqueza y privilegios, como la fiesta de cumpleaños en la isla privada de las Kardashian, que tuvo muchísimas críticas y se llevó a cabo durante una segunda ola muy letal.

Ellen DeGeneres bromeó el año pasado, mientras filmaba su programa de entrevistas para una edición de YouTube desde su casa, diciendo que estar atrapada en una de sus muchas mansiones multimillonarias era como estar en prisión, a pesar de que las prisiones reales como bien sabemos por los muchos informes y documentales durante este tiempo son prácticamente una sentencia de muerte segura por las condiciones de confinamiento extremo en la mayoría de cárceles a nivel mundial. Tras la reacción en línea, el video en YouTube se hizo privado temporalmente y la versión del video publicada en la cuenta de Twitter del programa fue eliminada. 

Mientras decenas de miles murieron en todo el mundo en el primer mes de la pandemia, las celebridades que cantaron “Imagine” en Instagram dejaron un sabor amargo en la boca de muchos. Y ha continuado, desde el apogeo de las protestas de Black Lives Matter en Estados Unidos, pasando por las revoluciones sociales en Chile o las manifestaciones contra estados golpistas como en Perú hasta la reacción violenta de la reciente fiesta de cumpleaños de Kendall Jenner, la naturaleza aspiracional de la cultura influyente parece ser la causa exacta de su caída actual, tal como la conocemos.

Dado que la pandemia ha hecho que muchos de nosotros cambiemos nuestras prioridades, lo que esperamos de un influencer también está cambiando. Uno de los problemas con la cultura de los influencers es la paradoja: por un lado, los influencers se posicionan como personas identificables, pero la relación masiva solo los aísla aún más de su audiencia. Entonces, en realidad, no estamos todos juntos en esto y me alegro de que la pandemia haya destacado esto.

Sin embargo, la naturaleza cambiante y el papel de un influencer es un reflejo de la guerra de clases actual, ya que algunos expertos predicen que la pandemia global conducirá a un aumento del populismo. A medida que trabajamos para abordar las disparidades en la sociedad, los influencers con aspiraciones serán cada vez menos relevantes. Si bien esto no significará el fin de la cultura de los influencers por completo, podría significar el fin de la cultura de las celebridades y los influencers como la conocemos.

Visualizar un mundo pos pandémico “de nueva normalidad” más justo se basa en nuestra capacidad para sacar la riqueza extrema de las celebridades de un pedestal y, en cambio, apoyar a las cuentas más pequeñas, las empresas locales y los emprendimientos creativos. La buena noticia es que hay una gran cantidad de micro y macro influenciadores inteligentes, talentosos y socialmente comprometidos que están más que calificados y merecen nuestra admiración.

Otro caso curioso es la red social Tik Tok que durante la pandemia ha crecido con una fuerza notable y demuestra como nuestras preferencias van virando según el contexto en el que estamos viviendo.

En un momento en que todo se sentía sombrío, TikTok tenía una vibra diferente, y eso jugó un papel importante en su éxito. No se trata de noticias falsas, de gente discutiendo y peleando o de mostrar la vida perfecta en medio de una isla paradisiaca con Daikiri en mano y rodeado de gente bonita, no. TikTok mejoró la creatividad y esto la convirtió rápidamente en una red de primer nivel. Se nota algo más de desprolijidad y eso lo hace real. Los usuarios no le tienen miedo al ridículo y muchos pueden mostrar su lado más “vergonzoso” sin avergonzarse.

Antes de TikTok, Facebook (recordemos que es dueño de Instagram)  tenía un poco de monopolio en el mundo de los influencers. Sí, existían Twitter y Twitch y otras plataformas, pero cuando miras la participación general en el marketing de influencers, había un gran sesgo hacia Instagram. Entonces, será realmente interesante ver cómo TikTok cambia las cosas, porque brinda opciones a las marcas y también brinda opciones a los influencers, a “los nuevos influencers” de la “nueva normalidad.

 

Fuentes
https://mashable.com/article/lifestyle-influencers-vlog-youtube-pandemic/
https://elpais.com/elpais/2020/04/30/icon/1588239648_325351.html
https://www.theatlantic.com/health/archive/2020/04/coronavirus-class-war-just-beginning/609919/

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close