Written by destacados, reflexiones

Cómo proteger tu autoestima después de perder tu empleo

Sigue estos consejos para mantener tu autoestima intacta después de perder tu empleo.

El trabajo nos ayuda a satisfacer nuestras necesidades que no solo son las económicas, sino que comprenden todo un conjunto de factores que nos mantienen estables, felices y tranquilos —siempre que se cumplan un mínimo de condiciones—. Por este motivo, y dado los tiempos tan imprevisibles por los que estamos pasando, hay que comprender que perder el empleo no es el fin del mundo, es solo una etapa que se cierra y otra que se abre.

En algunas naciones de Occidente, pero también en muchos países asiáticos, la cultura del trabajo se confirma como el pilar fundamental de una persona. No es de extrañar, porque el empleo alimenta a nuestra familia, nos protege frente a adversidades como la del covid, y nos capacita para crear un plan de vida que podamos legar a nuestros hijos. Pero ¿qué ocurre cuando lo perdemos? ¿Cómo es posible proteger nuestra autoestima y mantenerla intacta?

 

El tiempo de procesamiento

 

Si recientemente perdiste tu trabajo, necesitas poder darte un respiro y analizar tu situación con calma. Es posible sentir la falta de empleo como la ausencia de una de las partes más importantes que completan tu ser: llenaba tu día a día, te proporcionaba nuevas expectativas para el futuro y mantenía tu disciplina y contacto social.

Un cambio brusco en tus ánimos puede ser inevitable. Por ello, y según Ebony Joyce, coach de carrera y fundadora de Next Level Career Services, «es necesario sanar durante un tiempo para no acabar acudiendo a entrevistas enfadados y molestos». Al final, transmitimos mucha más información con el lenguaje no verbal que con cualquier palabra que digamos en alto.

 

Una red de apoyo afectivo

 

La falta de trabajo puede provocar un aluvión de emociones que pueden acabar en un círculo vicioso debido a las largas horas de tiempo libre disponibles. A su vez, te pueden hacer sentir menos deseado de manera equivocada, por lo que es importante rodearte de una red de amigos o familia que sean capaces de recordarte tus momentos de triunfo, la naturaleza de volver a levantarse y, lo más importante de todo, no permitirte aislarte demasiado.

Aunque el cuerpo y la mente te pidan recluirte y pasar mucho tiempo a solas, fuérzate a hacer lo contrario. Es natural y es bueno tener tiempo para ti, por supuesto, pero también necesitas rodearte de aquellos que te hacen sentir querido y apoyado en todo momento.

Sé amable contigo mismo

 

En relación con el último punto, es crítico rodearte de familia, amigos o allegados que sean capaces de sacar lo mejor de ti precisamente porque es el momento en el que más necesitas ser amable contigo mismo. Cuando fracasamos, o cuando sentimos que hemos fracasado, es normal que consideremos que somos insuficientes. Son pensamientos automáticos de derrota que pueden venir a tu mente.

Lo único que cuenta son las veces que seas capaz de volver a levantarte. El fracaso es aprendizaje, y el aprendizaje te puede llevar a sitios más lejanos de los que nunca hubieras imaginado en tu puesto anterior. Es difícil verlo como una oportunidad, pero puede ser lo que necesitas para un futuro próspero a largo plazo.

Por tanto, sé amable contigo mismo. Si te ha tocado volver a vivir con tus padres o con otras personas cercanas a ti, intenta hablar con todos aquellos que estén a tu alrededor para encontrar oportunidades. Utiliza el tiempo para cuidarte, comer bien, hacer ejercicio, formarte en nuevas materias. Lo esencial es que te trates como tratarías a tu pareja, familia o mejor amigo en la misma situación que tú. ¿Por qué lo harías de manera diferente contigo mismo?

 

Crea una rutina y mantén la disciplina

La falta de trabajo no tiene que significar una pérdida absoluta de la rutina y de tu disciplina. Crea un nuevo plan desde el primer momento, llena las horas en tu calendario con actividades que te ayuden a mantener tu buena salud, tómate tu tiempo para distraerte con aficiones que siempre has querido retomar.

Los seres humanos funcionamos mejor con rutina, con metas cuantificables a corto plazo que nos hagan sentir que progresamos en la vida. No obstante, no es aconsejable obsesionarse con la productividad, dentro o fuera del trabajo. Hay tiempo para todo y tienes que saber distribuirlo de una manera idónea para sentir que tienes tu vida bajo control. El descanso es igualmente necesario.

 

Tu nuevo trabajo es buscar trabajo

 

Posiblemente no sea la primera vez que leas algo como esto, pero buscar trabajo debe ser tu nuevo trabajo. En la rutina que te recomendamos crear al perder tu empleo, una gran parte del tiempo es necesario que sea destinado a buscar trabajo activamente.

La forma en la que buscas trabajo puede ser de manera tradicional, consultando aquellos puestos vacantes que aparezcan online y enviando tu currículum vitae, pero también puede ser en forma de proyecto de emprendimiento siempre que te lo permitan tus ahorros (en algunos casos, solo necesitas un PC y crear una cuenta en los marketplaces de talento), o mediante el networking o la creación de una red de contactos profesionales.

 

No descartes la terapia y la ayuda profesional

 

Mantener la autoestima pasa por rodearte de los tuyos, mantenerte activo, ser amable contigo mismo y buscar nuevos proyectos. Es posible que, en algunos momentos, te fallen las fuerzas tanto físicas como mentales, y por eso buscar terapia y ayuda de profesionales también es una opción totalmente válida.

Ahora, también es preciso dejar de estigmatizar la ayuda de psicólogos y psiquiatras como si de un fracaso se tratara. Todo lo contrario; es un símbolo de valentía y de querer mejorar.

 

Sé creativo

 

Si estás acostumbrado a trabajar en un sector específico o a realizar tareas similares durante muchos años, no necesitas obligatoriamente volver a hacer lo mismo si no lo deseas. Existen muchas oportunidades ahí fuera, sobre todo a raíz de la digitalización de las empresas. En la actualidad, se puede aprender básicamente de todo en plataformas como Coursera, vídeos en YouTube y otros cursos online. Podrías aprovechar este momento para hacer un cambio de rumbo en tu carrera.

No dejes que perder tu empleo afecte a tu autoestima.

 

«Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya terminado realmente. Pero una cosa es segura: cuando salgas de la tormenta, no serás la misma persona que entró en ella.

—Haruki Murakami

 

Fuentes
Pohle, A. (25 de febrero de 2021). The Wall Street Journal. How to Deal With Job Loss Without Damage to Your Self-Esteem. Obtenido de https://www.wsj.com/articles/how-to-deal-with-job-loss-without-damage-to-your-self-esteem-11607118880

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close