Written by educacion

¿Mejor universidad, mejor futuro?

Las universidades estadounidenses son de las más deseadas del mundo y también de las más caras. Dejarse llevar por el prestigio no es garantía de éxito y puede convertirse en una carga difícil de llevar.

Ir a la universidad es mucho más que ir a estudiar una carrera. Es parte de un conjunto de experiencias  que, entre otras cosas, saca al candidato o candidata de su zona de confort en casa y lo lleva a vivir una de las más grandes aventuras de la vida ¿Cuál es la mejor universidad para tener éxito? ¿Mejor universidad, mejor futuro?

La aspiración de los estudiantes que quieren ir a la universidad y la de sus familias es en parte la misma, quieren garantizarse un mejor futuro y para ello existe la idea generalizada de que para lograrlo lo mejor es ir a las mejores universidades ¿Qué tan cierto puede ser esto?

El reconocido canal digital americano de noticias financieras y empresariales Business Insider, realiza investigaciones con cierta periodicidad a empresas que están en las mejores posiciones de Fortune 500 y sus resultados no obedecen a lo que la creencia popular da por un hecho. Y es que en el más reciente de esos estudios, encontró que entre las 10 principales empresas del prestigioso ranking, solo había una que tenía un director que había egresado de una Ivy league, además, entre las primeras 100 empresas del mismo ranking, solo el 30% tenía en cargos de dirección a estadounidenses graduados en esta categoría de universidades.

Los resultados presentados por el mencionado canal digital están en consonancia con los descubrimientos hechos en la misma materia por otras firmas.

Como sabe, las Ivy league son un grupo de ocho (8) universidades estadounidenses de gran prestigio, entre las que se pueden mencionar, Harvard, Princeton, Yale, entre otras. Todos quieren ir a estudiar a ellas; pero no todos pueden. Esas universidades hacen de sus comunidades de estudiantes y egresados un grupo muy elitesco que se mantiene unido y que defiende los privilegios del grupo del que forma parte.

Según refiere la fuente, Niche.com, que es una organización especializada en la categorización y asuntos universitarios en Estados Unidos, la escuela con menos aceptados es Harvard, apenas un 5% de los que aplican tienen éxito para ingresar a ella. Del prestigioso grupo, Cornell es la que mayor porcentaje de aceptaciones tiene, con 14%.

El principio de la escases tiene un gran efecto, no solo por el atractivo que representa un cupo en la universidad como algo exclusivo, sino porque también involucra una promesa de éxito y prestigio. Se requieren de recursos importantes para poder tener acceso a estudiar en cualquiera de estas universidades.

Además, estas universidades llevan adelante exitosas estrategias de marketing, lo que hace que muchos vean a este selecto grupo de universidades como el sueño a alcanzar  ¿Se mide la eficacia de la universidad por sus niveles de formación académica, por su trayectoria, por sus aportes a la sociedad y antigüedad o por el nombre?

Para algunos analistas debería medirse por el desempeño de sus alumnos, y esa es una unidad de medida usada, significa que el mayor respaldo de una universidad debería ser que a lo largo de su historia, sus estudiantes alcancen grandes logros y que sus aportes a la sociedad sean apreciables ¿Es esa la realidad? ¿Se miden las universidades por su productividad o su posición viene más dada por su estrategia de marketing enfocada en el prestigio? La promesa es, con prestigio se conseguirán mejores trabajos, mejor remunerados y con más posibilidades de éxito ¿Qué cree Ud. al respecto?

La ansiedad de los estudiantes y sus familias cuando llega el momento de ir a la universidad los coloca frente al enorme poder de la opinión pública, formada por una consistente estrategia de marketing ¿Qué se sabe de las universidades? ¿Cuáles son una mayor garantía para mejorar en el futuro? ¿Qué cree Ud. que respondería un estudiante americano si se le pidiera que mencionara tres universidades que podrían garantizar su éxito como futuro profesional? ¿Y si se le preguntara a un latino, europeo, africano o asiático, qué cree que respondería? Sea americano o no, es casi seguro que no dejaría de mencionar a Harvard o Yale ¿No le parece?

Independientemente de que las cifras arrojadas por estudios serios en la materia digan lo contrario, la gente se queda con lo que está en la superficie, generalmente lo que más se exhibe es lo que más se ve y eso forma la realidad del receptor.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dice que el 45,67% de los estadounidenses van a la universidad, de esa cantidad alrededor del 50% son no blancos. Por ejemplo, en Harvard, alrededor del 22% son de Asia, cerca del 14% negros y un 11% latinos.

Segú un estudio realizado por las principales empresas de tecnología en Estados Unidos, los blancos tienen el doble de posibilidades que los asiáticos de llegar a puestos de dirección o ejecutivos. Quizás eso explique un poco la cifra anterior, que deja ver que los asiáticos son los que representan un mayor porcentaje de estudiantes que son minoría en Harvard.

En la misma línea, en 2019 un artículo de The New York Times hacía referencia a que un asiático de origen estadounidense, tenía la creencia de que graduarse en una universidad de prestigio disminuiría la discriminación que hacia ellos se tiene, la cifras citadas derrumban ese mito.

Los chinos que tienen las posibilidades hacen lo indecible por ingresar a estas universidades de prestigio porque consideran, como la mayoría, que eso los llevará a conseguir un mejor trabajo y eso le permitirá alcanzar el éxito.

La guerra comercial con China, puso en una situación difícil a muchas universidades Ivy, dada la gran cantidad de estudiantes de ese país. Estados Unidos puso a esos estudiantes en una situación migratoria difícil y con ella muchas de estas instituciones educativas mermarían sus ingresos.

Estudiar en una de las Ivy League, supone una erogación importante de dinero. De las tres primeras en el ranking, Harvard, Princeton y Yale, un estudiante de pregrado debe pagar en promedio unos 55 mil dólares anuales, sin incluir el costo de la inscripción, ni alimentación, ni vivienda, ni transporte, etc. ¿Cuántos pueden pagar esa cantidad? Seguramente muchos se endeudan y si corren con suerte, a la edad promedio de 34 años tendrán ingresos anuales de US$100.000.

Las familias deben pagar por una carrera universitaria en una Ivy unos 240 mil dólares por cada estudiante, si se tienen dos hijos, puede imaginar el peso de una deuda así. Pero las familias creen que vale la pena el sacrificio ¿Por qué no estudiar en una universidad no selecta si los estudios dicen que el prestigio de la universidad en la que se obtenga el título no es lo más relevante para tener éxito?

Estas universidades no selectas pueden costar menos de la mitad y aun así la deuda adquirida es importante. Cuando los estudiantes concluyen terminan endeudados y con un título para salir a competir con otros que también hicieron sacrificios. La presión del pago de la deuda los apresura a conseguir el dinero para pagarla y entonces muchos tienen que tomar trabajos para poder pagar, que nada tienen que ver con sus conocimientos.

Escoger adecuadamente la universidad en función de las necesidades particulares y de manera muy importante, sus posibilidades económicas es fundamental para construirse un mejor futuro. Pero no solo eso basta, lamentablemente hay que considerar un factor muy real y es el grupo minoritario al que se pertenezca.

Es un plan, y lo fundamental cuando se hace uno es tener claro el objetivo ¿Es graduarse en una universidad de prestigio o es mejorar las posibilidades de un mejor futuro obteniendo un título universitario?

Todo buen plan se basa en información de calidad, Niche.com  recomienda establecer inicialmente lo que se quiere estudiar y luego hacer una lista de dónde lo puede hacer y qué es lo que más le conviene. Muchas universidades tienen programas de becas, debe saber que no solo los títulos de las universidades de prestigio ayudan al éxito, los títulos de otras también le otorgan ese beneficio, tome en cuenta los prerrequisitos, como materias que hay que ver para poder aplicar a ciertas carreras. Este es un asunto que tiene que ver más con la capacidad y habilidad de tener la mejor información disponible a mano para tomar mejores decisiones. Si se es un estudiante  que quiere ir a la universidad o un padre que quiere que su hijo o hija lo haga, es necesario estar mejor informado.

Existen organizaciones no gubernamentales y fundaciones que pueden ayudarle. Pueden buscar información verificada en internet, esta es una gran herramienta. Tomará tiempo; pero valdrá la pena.

 

Fuentes
En este escrito expreso algunas reflexiones sobre el importante momento que significa tomar la decisión de ir a una universidad y sobre el mito que representa el creer que solo estudiar en una universidad de prestigio le ayudará a tener éxito.
Inspirado en el artículo “Why students can’t assume Ivy Leagues offer the best college education” de Ailun Ku, publicado en nypost.com el 6 de febrero de 2021.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Seguir leyendo

Close