ENTREVISTA

ANDREA VIGIL

Andrea Vigil es una artista que ha elegido el arte visionario como medio de expresión

Andrea Vigil es una artista que ha elegido el arte visionario como medio de expresión para transmitir verdades no siempre fáciles de comprender para todos. Ella trata de comunicar su mundo interior para aquel que esté dispuesto a escuchar. Además de pintar, tiene una banda de música y mucha curiosidad entre manos para seguir explorando maneras de crear. Dentro de su apretada agenda, se dio un tiempo para que podamos hacer una entrevista y así conocer un poco más de ella.

¿Por qué elegiste el arte psicodélico como forma de expresarte?

Más que el arte psicodélico, elegí el arte visionario porque representa los aspectos que hay dentro de mí y de todos los seres humanos y creo que es una herramienta poderosa para poder abarcar no solo los temas cotidianos, sino también tocar los espacios dentro de nuestro corazón, de nuestra mente y sobretodo la conexión y enseñanzas que podemos tener con la naturaleza.

¿Cuál es el personaje más difícil que has tenido que hacer?

Más que el arte psicodélico, elegí el arte visionario porque representa los aspectos que hay dentro de mí y de todos los seres humanos y creo que es una herramienta poderosa para poder abarcar no solo los temas cotidianos, sino también tocar los espacios dentro de nuestro corazón, de nuestra mente y sobretodo la conexión y enseñanzas que podemos tener con la naturaleza.

 

¿Qué quieres lograr con tu arte?

Generar conciencia. En mi porque es el reflejo de mis procesos personales y aprendizajes. Un registro de mi mundo interno y al mismo tiempo de los demás. Para todos aquellos que resuenen con el mensaje que transmito, que tiene que ver con ver lo invisible, lo sutil en cada uno de nosotros. Es como un balance entre el mundo psíquico, mental y espiritual. Creo que hay mucho conocimiento que olvidamos porque la sociedad nos limita de cierta manera, y me gustaría que a través de mi arte las personas se cuestionen por qué están aquí o como ellos pueden conectarse con su autenticidad y así generar conciencia.

Si se te permitiera pedir un deseo con respecto al arte en tu vida, ¿Que pedirías?

Poder seguir viajando y compartiendo mi arte por el mundo. Es algo que empecé a hacer hace un año y medio y me ha dado muchos aprendizajes. Como conocer nuevas personas que están en el mismo camino que yo, al igual como nuevas culturas, nuevas maneras de ver como otros también se expresan, es algo que me llena el corazón y me gustaría seguir cultivando.

¿Qué es lo más significativo que te han mostrado tus viajes psicodélicos?

La conciencia de unidad. Es un tema un poco manoseado, pero ciertamente es una verdad de la vida. Todos estamos conectados y hay mucho valor en los animales, plantas, astros. Nosotros somos parte del cosmos y algo significativo para mí fue hacerle caso a un llamado para vivir en esa conciencia. Respetar a todos los seres que me rodean. Otra cosa que me dejó mucho estos viajes fue la posibilidad de contactar con mi corazón y saber que el amor es la fuerza transformadora del universo y que está en mi esa posibilidad de conectarme con esa fuente y crecer desde allí. Existir es algo muy amplio y en el día a día nuestra conciencia no siempre está atenta a poder agradecer el estar vivos. Mis viajes me han hecho más consciente de ello.

¿Para qué deberíamos usar Ayahuasca?

No creo en los “deberíamos”. Todo es una elección en la vida. La ayahuasca es un recurso, pero sigue siendo limitado. Creo mucho en las señales y sincronías que nos da la vida, y cuando estamos preparados la medicina llega para abrir un panorama en nuestras vidas.

 La ayahuasca no es una solución a los problemas, es solo una manera de profundizar en los aprendizajes que nos llevan a seguir creciendo y madurando. Es una conexión profunda con nuestro ser y cuando estamos preparados se nos presenta la posibilidad. Tomarla depende de cada uno, sin embargo, creo que es bueno tener en cuenta los beneficios que podemos obtener a nivel de desarrollo personal si es que elegimos tener la experiencia.

Tierra, aire, agua o fuego. ¿Qué elemento elegirías y por qué?

Elegiría el agua. Es un elemento con el que tengo un vínculo hermoso. Representa las emociones y yo soy una persona muy emocional. Siempre me ha fascinado el océano, el agua, su manera de moverse, sus diferentes manifestaciones y formas. Hay un documental de Masaru Emoto que siempre reviso, El misterio del agua. Saber que el agua es parte de mí, de lo que soy y de que tienen memoria y registra las vibraciones es algo maravilloso. También lo veo como un reflejo de mi mente. A veces creo que las emociones son como olas, vienen y van, hay que surfearlas, pasarlas. Por momentos pueden ser una laguna de agua cristalina armónica y al mismo tiempo la vida puede ser como un océano basto, inmenso, misterioso.  Recuerdo que la primera vez que nade en un arrecife, me cuestione y pensé que quizás si había un creador y es un artista porque esta combinación de colores y formas va más allá de lo que yo podría imaginar. El mar me ha enseñado mucho. El saber que no tengo el control de la vida, solo de mi misma, de mi centro. Por eso elegiría el agua.

Compártenos una verdad que te haya dado la medicina sagrada.

Tengo Dos verdades muy claras que la medicina me puso en frente. Que estamos inmersos en una cadena interdependiente de vida, no somos ni más ni menos con respecto a los demás seres que están aquí. Las plantas también tienen un grado de conciencia y mucho que aportar. No solo soy un cuerpo físico. Comparto las memorias de la humanidad dentro de mi ADN. Y lo segundo es el amor. Una fuerza que mueve el mundo hacia nuestro verdadero sentido de la vida.

Si tuvieras que elegir ser un animal, ¿Cuál serías?

Un delfín. Siempre los he amado y fascinado. Admiro su libertad, soltura y frescura que tienen. La alegría que transmiten en esa libertad y conexión que tienen con el mar. También me gusta ver que son seres tan sociales, me reconozco en eso.

¿Qué crees que hay al finalizar la vida en este mundo?

Creo que la energía nunca muere, solo se transforma y así como vine a esta tierra, volveré a ella. Es una constante trasformación. Creo que al finalizar la vida en este mundo me transformare en otra forma de conciencia o volveré a la fuente de todo, pero seguiré conectada a esta existencia. Creo que volveremos a ser algún elemento en ese basto universo.

Close